21 de marzo de 2010

El mundo es, lo que cada uno quiere

















Todo pasa, y entre golpes, huídas y anhelos, los años nos van tomando el tiempo. La necesidad de saberse algo rompe con todos los proyectos y crean la incertidumbre característica de los soñadores eternos.
Aquellos que caminan y trasladan a otros cosmos sus pensamientos, chocan con la realidad de saber que el estrés se lleva lo imaginario y deja lo concreto. Este mundo que gira a mayor velocidad en busca de otro calendario completo, es el que nos plantea la duda de entender quienes somos, a donde vamos y que hacemos.
Algunos se marchan si preverlo, otros en cambio, luchan por no hacerlo; aquellos que ruegan por tenerlo, son los que ya maduraron y prepararon este terreno, para liberar para siempre su espíritu, su alma y su crecimiento.
Varios quedamos en el sacrificio del seremos, atareados por la rutina, y enredados en lo tedioso que resulta ser criterioso en un determinado momento.
Se perdieron valores y respetos; aunque no todos se entrometen en este círculo vicioso que aúna hedonismo, comodidades y ventajas a cualquier precio.
Se venden proyectos, satisfacciones y sueños; lo que importa la pérdida de sentirse realizado en el plano interno, solo para encontrar aquel extraño placer de ser reconocidos a través de título, papeles y comentarios diversos; emanados de tantos encargados de verter conceptos oportunistas, que se borran con el primer soplar del viento.
El mundo vive en post de crecimiento. Un crecer desarmado, sin planteos y con una realidad tan incierta como las mentiras verdaderas. Ese crecer chato; plagado de puras especulaciones, engaños y patrañas.
Inéditos acontecimientos, buscan trazar mentiras evidentes que mutan en simples verdades convincentes.
Ya todo se va muy lejos. La simpleza, honradez y purificación de pensamientos, solo dependen de la naturaleza de un espacio en vistas de evolución cuando lo determinen los tiempos.
Hoy es el comienzo de un ciclo en donde “la raza predilecta”, como todos creemos, deberá entender que todo merece respeto y tomarse tal cual vino de viejo; para aprender que nuestro mundo no admite el esquivo de lo natural y concreto. Tan solo porque, como pocos entendemos, la conciencia gravita en cuidar esto, ya que es lo que mantiene sincronizado y en funcionamiento, para la subsistencia de lo inexplicable y lo razonable que hasta hoy no comprendemos.
Solo se trata de preservar nuestra propiedad, que traducida en miles y miles de kilómetros, se vuelve un pequeño eslabón en el universo, cargado de desigualdades, promiscuidades y desechos, que poco a poco van marcando un futuro poco feliz y teñido de explicaciones acomplejadas y sin criterios.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

lejoss el q mas me gusto!

- ;) -

Anónimo dijo...

capaz sea porq fue lo primero q lei tuyo.. y me gusto mucho.. muy buena idea crear el blog.. beso!

- ;) -

pirateado dijo...

Calculo saber quien sos! Pero me quedo en la duda porque no firmaste!
Muchas gracias por comentar!

Anónimo dijo...

:D de nada! a ver si algun dia escribis algo sobre lo q te dije.. me queda la duda de porque hay muchos escritos sobre perdidas de personas muy queridas.. algun dia me contaras la situacion en q los escribiste.. besos!

- ;) -

Anónimo dijo...

Todos aprendimos la lección. Me emociona ver cuánto has crecido interiormente. Besos!!! Tu tía la más hermosa. Ja!