25 de marzo de 2010

Simple...

Simplemente despierto. Mis ojos buscan la impaciencia de un nuevo día. Mi primer pensamiento se desglosa en tu figura, se mantiene vivo hasta después de desperezarme. Un té tibio espera manchando el interior de una taza que supiste regalarme. Yo en cambio, sin manchas, espero tibiamente un reencuentro profundo.
El reloj va sumando minutos que me llevan a lo racional de mi trabajo. Entre pilas de papeles consigo olvidarte un poco. Todo suma. Varias horas se acumularon en un plazo de tiempo que parece tan fugaz, como los besos que armo con rayos de recuerdos que revientan en mi cabeza.
El sol de la tarde muestra que ya le ganó la pulseada al resto del día. Subo a mi auto y comienzo el viaje. Típico, corto y constante. Los kilómetros van armando un mundo preciso. Una hora de soñador, de loco y de poeta berreta. El tramo suficiente para reconciliarme y volver a dejarte; para reprocharte y desearte; para halagarte y pelearte; para matarte de mi recuerdo para siempre y adjudicarme tus pasiones sin precedentes.
Allí vago. Me hago amigo de mi soledad. Me descubro, pero me doy cuenta que no me conozco. Busco soluciones al mundo, aunque comprendo que no puedo solucionarme.
La vuelta se torna tediosa. A veces música, otras tantas, partidos. La noche me ganó la riña; la ruta aumentó el deseo de tenerte en el asiento del lado. Los sonidos del silencio interior, aseguran que se necesita de tu compañía.
De nuevo en casa. Prontamente mis ojos se cerraran buscando matar un largo extrañar. Igual de pronto volverá a renacer el sol, y me dejará sabiendo que esta rutina me destruye mucho más que la que creía sentír a tu lado.

9 comentarios:

vic dijo...

excelente...realmente asombrada te felicito :)

carolina dijo...

No es bueno siempre ver lo que pasó. Sería bueno poder sacar los buenos momentos y canalizarlos en una gran y buena sonrisa que nos alegre el día. Y siempre hay nuevas oportunidades, y los buenos momentos los hacemos nosotros. Y los días grises los llenamos de buena onda "nosotros". Igual te quiero mucho.

pirateado dijo...

Siempre momentos... Hay que darle tiempo a los momentos. Por ahora, viene complicada la mano.
Gracias Caro! El hombro registral!

Anónimo dijo...

es hermoso y te mando un abrazo, desde un asiento que no es el del lado pero que esta


cerebro

milita dijo...

me encantooo!! muy bueno el escrito..lo unico q me duele q estes peleando cada dia..hay que disfrutar cada dia y no padecerlo..hay q vivir cada momento y no solo esperar q pase..la vida es una sola!

Anónimo dijo...

..."Los kilómetros van armando un mundo preciso. Una hora de soñador, de loco y de poeta berreta"...

pfff cuanto dice y en cuanto me identifica.. una bella hora de locura, armando un sueño q desp se desvanece en la realidad, la realidad q me toca.. o q eleji.. y sigo soñando.. y llenandome de kilometros.. amo mi libertad! en ese mundo y momento preciso! mi libertad para soñar, para decir, para decidir, para amar... q bien q se siente! aunq momentaneamente..

pirateado dijo...

Upa! Puta madre... que gran comentario!
Muchas Gracias..

luliiiiiiiii dijo...

Fedeee, me sorprendiste ehh , ajaj , na re lindo la verdad, no conocia ese lado tuyo . .espero q lo sigas haciendo porq seguro q t va bien, Un beso , te quiero foll

Fede dijo...

Cerebro: A veces se está en unos de los asientos sin notarlo. Yo miró por el espejo retrovisor y tengo su sonrisa, sus locuras y sus consejos bien pegados mis oídos.

Milita: Usted sabe de esto. No es padecer. Es trata de salir. De sobrellevarlo. De aprender a vivir sin eso, y re-aprender a vivir con "esos" nuevos.

luliiiiiiiii: Gracias por la buena onda. Tengo veinte millones de lados.. todo depende desde donde me mires! je